TOXINA BOTULINICA

Se trata de una técnica inmejorable para suavizar las expresiones más inestéticas de la mímica facial (envejecimiento, cansancio, estrés, tristeza), y sus correspondientes arrugas de expresión. Es un procedimiento poco invasivo, seguro, bien tolerado, y con muy baja incidencia de efectos secundarios o complicaciones, en cualquier caso leves y temporales. Esto explica la difusión exponencial de esta técnica en el mundo estético, necesitado de alternativas a la cirugía, convirtiéndose en el eje de la prevención y tratamiento del envejecimiento facial.

    ¿Para qué sirve la Toxina Botulínica en Dermatología estética?

 la Toxina Botulínica sirve para atenuar arrugas que se producen por el movimiento y la mímica facial como las del entrecejo.


    ¿Cómo actúa  la Toxina Botulínica?

La inyección de toxina botulínica tipo A produce la relajación de los músculos tratados. La relajación muscular borra aquellas arrugas producidas por la fuerza muscular.


    ¿Quién puede utilizarlo?

El tratamiento está indicado para personas con arrugas incipientes y se pueden obtener resultados muy satisfactorios en personas con arrugas ya establecidas.
Las arrugas de expresión de la mitad superior de la cara constituyen la indicación más importante de la toxina botulínica en cosmética. Las arrugas del entrecejo, perioculares y de la frente mejoran de forma espectacular con una adecuada técnica de inyección, al suavizarse los gestos que las producen, durante unos 4-6 meses después de cada inyección. Aunque su efecto es transitorio, su aplicación es fácil y poco traumática, lo que permite prolongar sus efectos indefinidamente a través de inyecciones seriadas.

    ¿Cómo se aplica el tratamiento?

La toxina botulínica se aplica mediante inyección con la aguja más fina que existe (32G), produciendo una relajación del músculo donde es inyectado. No deja cicatrices ni produce inflamación alguna. Inmediatamente se puede hacer vida normal después del tratamiento. El dolor es mínimo y por tanto no es necesaria anestesia. En tratar la cara entera se tarda alrededor de 10-15 minutos y los efectos se empiezan a notar a los 4-5 días, incluso algunos pacientes pueden mejorar a las 24 horas. No obstante, la mejoría llamativa se produce a los 15 días del tratamiento.

    ¿Cuánto dura cada sesión?

La realización del tratamiento en la consulta es de unos 15-30 minutos aproximadamente.

    ¿Qué precauciones hay que tener antes del tratamiento con  Toxina Botulínica?

La utilización de Toxina Botulínica no precisa test de alergia. El tratamiento está contraindicado en personas con alergia a la proteína de huevo, a las personas con enfermedades neuromusculares como miastenia gravis o miopatías o en situaciones como embarazo o lactancia. Puesto que el tratamiento se realiza mediante la inyección de una pequeña cantidad de producto con una aguja muy fina, conviene no tomar aspirina o antiinflamatorios los tres días previos a fin de evitar la aparición de hematomas en las zonas de inyección.

    ¿Cuánto dura el resultado tratamiento?

Los efectos empiezan a notarse a las 12-24 horas y alcanza el punto máximo a los 14 días. A los 14 días conviene una visita de control para valorar si es necesario realizar un retoque. El efecto obtenido se mantiene durante 12-14 semanas y a partir de ese momento se reinicia un ligero movimiento muscular que se hace más evidente a los 6 meses, momento en el que se puede realizar un nuevo tratamiento.

    ¿Qué precauciones hay que tener después del tratamiento?

Después del tratamiento con  Toxina Botulínica, conviene evitar cualquier presión en las zonas donde se ha realizado durante las 4-8 horas siguientes, con el fin de evitar la difusión del producto a otras zonas musculares. Por ello es importante tener en cuenta que no se puede colocar un casco de moto o utilizar una cinta en la frente y es conveniente evitar acostarse o apoyar la cabeza en las horas posteriores al tratamiento. Si es posible, gesticular en las dos siguientes a la inyección mejora los resultados del producto.

    ¿Cuánto me puede costar el tratamiento?

El presupuesto del tratamiento suele oscilar entre los 200€ (por ejemplo el entrecejo), y los 400 € (cara completa, o sesión de tratamiento de la hiperhidrosis axilar).

    Quiero saber más...

En pocas ocasiones un “veneno” se rodea de “glamour” e irrumpe en el arsenal terapéutico de una especialidad casi al mismo tiempo que en la sociedad. La toxina botulínica es un conjunto de proteínas sintetizadas por Clostridiumbotulinum, consideradas como el veneno de origen natural más potente que existe. Algunas personas asocian el botulismo a la toxina botulínica y este hecho crea cierta intranquilidad. En la inyección no hay absolutamente ninguna bacteria, nada vivo. Lo que contiene es una mínima parte de la proteína que produce esa bacteria la cual localizamos en un músculo concreto que queremos relajar.

Actualmente millones de personas emplean este producto con fines estéticos. De hecho, en los últimos años la toxina botulínica se ha convertido en la técnica estética dermatológica más utilizada en todo el mundo, constituyéndose en el procedimiento cosmético por excelencia. A su vez, sus indicaciones se han multiplicado en multitud de ámbitos de la medicina, como la corrección de asimetrías faciales (rehabilitación facial) y otros usos médicos no estéticos. Se trata del fármaco con más aplicaciones médicas del mercado y ha revolucionado el manejo de muchas enfermedades en dermatología, neurología, oftalmología, rehabilitación, urología, digestivo, unidades del dolor, etc.

La toxina botulínica se ha empleado desde hace más de 30 años para el tratamiento de alteraciones oftalmológicas y neurológicas con gran seguridad y eficacia. La aplicación de la toxina botulínica en medicina comienza en 1973 de la mano del Doctor Scott en el tratamiento del estrabismo, y su comienzo dentro de la neurología tiene lugar en 1985, cuando se emplea en el tratamiento del blefaroespasmo y de otras espasticidades discapacitantes; estos pacientes viven lo que se ha denominado “el milagro” de recuperar visión o motilidad. En 1987 desembarca de lleno en el campo de la dermatología cuando comienza a emplearse para mejorar las arrugas de expresión y desde 1996 en el tratamiento de la sudoración.

Hoy día se habla mucho de las distintas “marcas” que existen en el mercado. La pionera en comercializar el producto fue la multinacional Allergan con Vistabel®, seguido por Azzalure® de la compañía farmacéutica Galderma en septiembre de 2009 y en último lugar en enero de 2011 Bocouture ® de los laboratorios MerzAesthetics. Las tres marcas tienen el mismo principio activo en sus fórmulas que es la toxina botulínica tipo A, y las tres obtienen los mismos resultados y los mismos efectos a los pacientes en cuanto a duración de los efectos, resultados, etc. Por tanto, al contrario de lo se ha hablado en algún medio de comunicación, no podemos hablar de un “nuevo botox”, sino que son 3 laboratorios que comercializan un producto. De hecho, empleamos indistintamente las tres marcas comerciales y el paciente no lo aprecia.

Además, empleando técnicas de infiltración avanzadas, tiene capacidad de producir un efecto lifting sin cirugía. Relajando en determinados puntos estratégicos los músculos depresores de la cara conseguimos aumentar la acción de los músculos elevadores. De este modo se logra elevar estructuras faciales como por ejemplo las cejas, la papada, nariz y mejillas. Con ello conseguimos revertir la acción del tiempo, ya que recuperando la tensión de esas áreas conseguimos una mirada más fresca y natural, mejorando el aspecto cansado o triste de la cara.

Realizando una técnica adecuada los efectos secundarios son prácticamente nulos y el grado de satisfacción de los pacientes es excelente. Varias publicaciones en revistas científicas de prestigio demuestran que se trata del procedimiento cosmético con un mayor grado de satisfacción por parte de los pacientes si se realiza por dermatólogos especializados, que tengan experiencia en la técnica y un conocimiento exacto de la musculatura facial. Se trata por tanto de una técnica que requiere de mucha precisión porque si se relajan músculos con la toxina botulínica de forma inadecuada, el resultado puede ser una alteración no sólo estética, sino funcional. Estos efectos dependen fundamentalmente de una técnica de inyección no adecuada, y por suerte se resuelven de forma espontánea en unos 2 meses, pero durante este tiempo resultan muy incómodos tanto para el paciente como para el médico ya que, de igual forma que sucede en todos los procedimientos cosméticos, cualquier contratiempo se vive con ansiedad y sufrimiento, al no ser consecuencia de una acción necesaria para solucionar una enfermedad, sino de un acto voluntario para conseguir una mejoría estética.

Contacte con nosotros:

lorem

    POLICLINICA NAVARRA
    Juan Antonio Fernández, 3 bajo

    31500-TUDELA (NAVARRA)

lorem

    CONSULTA MEDICA INDEPENDENCIA 21
    Paseo Independencia, 21, Pral Izda
     
    50001-ZARAGOZA

948847333

608745479

976231950

658982222

lorem

info@indoderm.es

Website Design Software NetObjects Fusion

Indoderm S.L. Centros Médicos Autorizados por el Gobierno de Navarra y  la D.G.A.    

.